Dolor, dolor, dolor

La libertad de prensa está consagrada en la constitución política, puntualmente en el artículo 20. Es el derecho que tienen las personas de informar y expresarse de manera libre, sin embargo, los periodistas siempre sienten los pasos de animal grande detrás de ellos, pues recordemos que esta tiene límites alrededor de la intimidad, el buen nombre, la seguridad nacional u otros valores y derechos.