¡Una reflexión desde la infancia. En tiempos de cuarentena!

Me dijo, -espérame aquí yo traigo algo de mi cuarto-. Cuando regresó, su mano era decorada por un “spray”, ella lo llenó con jabón y agua, y me pidió que la acompañara alrededor del sitio. Mientras tanto me decía: -sabes, el virus está fregado, cada día tenemos más casos y sé que está en el ambiente. En este “spray” hice mi propia sustancia para combatirlo, acompáñame a regar nuestro alrededor para que estemos a salvo.-.