¡Mis tres decepciones!

Es triste ver que un candidato al Senado concentre su discurso en garantizar la seguridad o en hacer mención a la tendencia de Twitter, y no en una propuesta legislativa que denote una clara lectura de las necesidades del departamento y del país. Decepciona que un ciudadano replique el canto del gallo, pues recordemos que éstos son aves territoriales que muestran su poderío y dominancia mediante los desafiantes cantos, lo mismo que hizo el exalcalde en su alocución de campaña.