¡Las TIC, TAC, TEP en tiempos de pandemia!

Un día atípico en Pereira, mañana fría, cielo gris y habitación oscura. Vista extenuada producto del brillo de la pantalla. Oídos molestos, pues aunque el volumen de los parlantes es moderado, la rutina eleva el estrés. Y la mente se cuestiona por un día más de práctica mediada a través de las TIC.

En eso y con leves variaciones se ha convertido el diario del docente en tiempos de pandemia. Algunos han digerido las Tecnologías de la Información y la Comunicación desde años atrás, otros luego de mucha resistencia se han visto obligados por las circunstancias y unos pocos, han entrado en crisis sin dar un descanso a las consultas médicas con prescripciones e incapacidades.

Muchas son las preguntas alrededor de qué  y cómo enseñar en la virtualidad, la vía fácil es trasladar lo presencial a lo digital, pues se termina promoviendo esa ley del menor esfuerzo que es tan convocada por algunos y que se acomoda con facilidad en el cerebro. Todo se resume en una sigla que hoy hasta Ministerio tiene y los más académicos aún pluralizan. Sin embargo, ¿por qué se olvida rimar con TAC, TEP?

¿TIC, TAC, TEP? Si, así es; Tecnologías de la Información y la comunicación, Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento y Tecnologías para el Empoderamiento y la Participación. Pero bueno, vamos por partes.

¿Qué son las TIC y cómo aplicarlas a la educación?

            Las Tecnologías de la Información y la Comunicación son herramientas procesadas a través de dispositivos electrónicos e informáticos que en este caso buscan complementar, enriquecer y transformar la educación. Estos instrumentos facilitan el acceso a la información, disminuyen brechas y de acuerdo a Guerrero (2014), propenden un aprendizaje constructivista y significativo.

            Las TIC además de favorecer la conectividad deben ser flexibles, versátiles e interactivas, pues sólo a través del cumplimiento de este triángulo podrían facilitar las adecuaciones necesarias por parte del estudiante y del docente. Realmente no es nada del otro mundo, tampoco sería atrevido decir que cada uno de los actores educativos en ejercicio han interactuado de manera personal o laboral con estas herramientas.

            Las redes sociales, los diferentes canales de Youtube, las presentaciones de PowerPoint, las hojas de cálculo, los Podcast en tendencia y los Blogs pueden ser ejemplos básicos y que con seguridad cada uno de los lectores ha frecuentado. Al otro lado existen otros recursos no tan populares como los sistemas de gestión de aprendizaje, la “suite” de Google, los entornos de estudio personalizado, los ambientes personales de aprendizaje o los juegos interactivos.

Grosso modo, estas nuevas tecnologías se traducen en herramientas de apoyo para transmitir la información o mediar el conocimiento. Sería un error pensar que llegaron para reemplazar al profesor, pues este sigue haciendo esa labor creativa de diseño de instrucción pensando siempre en los intereses y gustos de sus estudiantes y delimitando la información en una red que cada día almacena más noticias falsas.

            Entendiendo la definición de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, se recomienda una categorización para aplicarlas a la práctica educativa. Pues cada vez son más los nuevos recursos en la sociedad de la información, de manera que pueden recopilar herramientas para crear entornos de trabajo, para debatir, para compartir archivos, para aprender jugando o creando y mucho más.

Por último y no menos importante, se sugiere reflexionar alrededor de para dónde se va, pues si hace diez años se estuviera en el debate de a qué oficio dedicarse, seguramente conceptos, términos e incluso programas universitarios derivados de las TIC, eran impensables.

¿Qué son las TAC y cómo aplicarlas a la educación?

En el contexto educativo las Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento, a diferencia de las TIC nos direccionan a un uso más pedagógico y formativo. Buscan llevar esta experiencia más allá del manejo informático o técnico a la implementación en pro de la adquisición de conocimiento y aprendizaje.

            Para introducir de forma efectiva las TAC en nuestros sistemas educativos, Segura (2007) invita a tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Actualización constante de conocimientos, habilidades, procesos y estrategias sobre los contenidos cognitivos y metacognitivos.
  • Ver la enseñanza como un proceso complejo de continuo cambio y para toda la vida.
  • La generación de entornos virtuales de aprendizaje.
  • La transformación del rol docente y estudiante

Estos aspectos dan cuenta de cómo se afecta el rol docente desde su práctica, teniendo que las estrategias utilizadas en la educación presencial resultan en su mayoría ineficientes al realizar su transposición hacia la educación virtual. Llevando de manera inevitable a una reinvención de sí mismo, evaluando sus competencias y actitudes frente a las nuevas tecnologías y dejando de ser el portador del conocimiento para ser facilitador del mismo. En consecuencia, se debe estar dispuesto a procesos de capacitación, práctica y cambio de actitud frente a esta evolución educativa.

En este sentido el estudiante también debe recordar que su rol implica el reconocimiento del uso de estas herramientas para enriquecer su aprendizaje, dejando a un lado su actitud de receptor y reproductor de contenidos y convirtiéndose en un usuario capaz de buscar, obtener, analizar, procesar, comunicar y transformar la información hasta convertirla en conocimiento para su aprendizaje. Al mismo tiempo los contenidos deben despertar el interés y la motivación para desarrollar la iniciativa que lo ubica como protagonista de su ejercicio realizando un aprendizaje colaborativo apoyado por sus docentes y pares.

Estos  materiales multimedia deben ser dinámicos y flexibles para responder a los diversos estilos de aprendizaje e intereses de los estudiantes (textuales, iconográficos, audiovisuales e interactivos), además deben estimular el correcto manejo de la red impulsando el uso inteligente y acceso seguro de internet.

¿Qué son las TEP y cómo aplicarlas a la educación?

Las Tecnologías para el Empoderamiento y la participación TEP van má allá de la comunicación. Construyen tendencias y transforman entornos personales de aprendizaje, estimulan la autonomía y proporcionan un nuevo modelo pedagógico que promueve la creación de un currículo en el que las herramientas digitales se transversalizan para que este aprendizaje pueda ser utilizado dentro y fuera del aula de clase.

A partir de estas la escuela virtual promueve en los estudiantes el pensamiento crítico, análitico, constructivo y responsable. Las TEP brindan el espacio en el que convergen los métodos de enseñanza, modelos pedagógicos, contenidos y didácticas que en últimas son el fin del proceso educativo para proyectar los aprendizajes, la educación para el empoderamiento y la reflexión.

En conjunto ¿cómo se aplican?

Aprender el adecuado uso y aplicación de estas tecnologías permitirá motivar a los estudiantes y potenciar la creatividad y la habilidad para la realización de multitareas. Con base en una relación sinérgica docente-estudiante,  se busca un aprendizaje aumentado y guiado por la proactividad, la autonomía, la curiosidad y la creatividad que hace más eficiente el uso del internet y promueve un pensamiento critico, analítico, y constructivo.

¿Busca la educación virtual reemplazar al docente?

Se puede concluir que la educación virtual no busca reemplazar la figura del docente, pues haciendo un análisis del triángulo de las tecnologías, está claro que las TIC son las herramientas a utilizar en la práctica, las TAC son las estrategias ejecutadas por el docente para generar aprendizaje y conocimiento; mientras que las TEP, invitan a reflexionar, participar y empoderarse de lo abordado.

En síntesis, la educación virtual es una excelente opción sólo si se encuentra la manera de implementar las TIC, TAC, TEP, al punto que la presencialidad pasaría en muchos oficios y en gran parte de la escolaridad a la obsolescencia.

Referencias

Latorre I,  Castro K, Potes I (2018). Las TIC, las TAC y las TEP: Innovación Educativa en la Era Digital. Ed. Universidad Sergio Arboleda. Bogotá

Moya M. (2013). De las TIC a las TAC: La Importancia de Crear Contenidos Educativos Digitales. Revista Científica de Opinión y Divulgación No. 27

Costés M.  (2013)La Integración de las TAC en Educación.Universidad de la Rioja.

UNESCO (2009). Medición de las Tecnologías de la Información y la Comunicación TIC en Educación. Manual de Usuario. Montevideo.

UNESCO (2004). Las Tecnologías de la Comunicación y la Formación Docente. Guía de planificación. Montevideo.

https://medac.es/blogs/educacion-infantil/las-herramientas-tic-en-la-educacion/#:~:text=Las%20Tecnolog%C3%ADas%20de%20la%20Informaci%C3%B3n,inform%C3%A1ticos%20(Belloch%2C%202012).

https://es.unesco.org/themes/tic-educacion

Deja un comentario