Poner lógica al proceso, recordar que nunca dejamos de ser aprendices, inyectar constancia, aplicar escucha activa en vez de pasiva y realizar cada paso con conciencia, son quizá las cinco claves del éxito para aprender inglés y con seguridad, para alcanzar cualquier meta que nos propongamos. ¿Cuáles son las letras mudas en inglés? - El Profesor Hernán Poner lógica al proceso, recordar que nunca dejamos de ser aprendices, inyectar constancia, aplicar escucha activa en vez de pasiva y realizar cada paso con conciencia, son quizá las cinco claves del éxito para aprender inglés y con seguridad, para alcanzar cualquier meta que nos propongamos.

¿Cuáles son las letras mudas en inglés?

La necesidad de aprender inglés crece en la misma medida que parece crecer el miedo al idioma. Lo más común es escuchar que se habla al revés, que no se lee como se escribe o que simplemente no tiene sentido. Para lo que suelo hacer comparación con nuestro español, mostrando que los dos idiomas tienen más cosas en común de las que creemos, por lo que hoy hablaremos de las letras mudas.

 

Durante el siglo XV muchas palabras derivadas del latin y el francés fueron incorporadas al inglés, algunas de ellas sin seguir sus reglas gramaticales obligando a modificaciones en la escritura que llevaron a silenciar la pronunciación de algunas letras.

 

Muchos desconocen por ejemplo que las letras “L”, “B” y “G” fueron las consonantes más silenciadas en la lista de las 2.000 palabras más comunes. Tampoco se habla de que la mayoría de letras del alfabeto no suenan en por lo menos una palabra. La “H” inicial se pronuncia como nuestra “J” en la mayoría de casos, pero en palabras como “honest” es muda, simplemente igual que en español.

 

¿Cuáles son las letras mudas en inglés?

La lista es amplia, como decimos en Colombia “hay mucha tela para cortar”. La “B” no se pronuncia cuando sigue a la “M” al final de una palabra, como en “climb” o “dumb”. La “C” no se pronuncia en la terminación “scle”, como “muscle”. La “E” no se pronuncia al final de las palabras y por lo general hace que la primera vocal sea larga, como en “hope” o “drive”. Y la “G” a menudo no se pronuncia cuando va seguida de una “N”, como en “champagne” o “foreign”.

 

Seguramente ya has adquirido consciencia de constantes en la pronunciación que antes no tenías. Sin embargo, la lista continúa. La “GH” no se pronuncia antes de “T” y al final de muchas palabras, como en “thought” o en “daughter”. La “H” no se pronuncia cuando sigue a “W”, como en “what” o “where”; tampoco se pronuncia al principio de muchas palabras, en ese caso se usa el artículo “an”, aquí algunos ejemplos: “hour”, “honest” y “honor”. La “K” no se pronuncia cuando va seguida de “N” al principio de una palabra, como en “knife” o “knee”.

 

Es un tema muy amplio y con seguridad se podría escribir un texto más largo, sin embargo, no quiero que dejes de profundizar. Por lo que aquí otros ejemplos comunes y una invitación a ir más allá. La “L” a menudo no se pronuncia antes de D, F, M, K, como en “salmon” o “calm”. La “N” no se pronuncia después de “M” al final de una palabra, como en “autumn” o “hymn”. Y la “T” no se pronuncia en estas palabras comunes: “castle”, “fasten” o “listen”, por lo que sería posible deducir que es muda en palabras que terminen en “stle”.

 

¿Y entonces?

Como podemos ver el español y el inglés tienen muchas cosas en común, quizá el segundo nos parezca que carece de sentido, porque no tenemos la consciencia que tenemos sobre el primero. Acaso nos hemos preguntado ¿cómo podría un extranjero distinguir entre bello y vello u ola y hola? ¿Será que para ellos nuestro idioma tampoco tiene sentido? O ¿cómo explicarles que lo que para ellos es “the”, para nosotros podría ser “la silla”, “el papel” o “los libros”?

 

De las 27 letras que tenemos en español, 26 se repiten inglés, solo nos sobra la “ñ”. Aunque ellos tengan el sonido en la combinación “gn” como en “lasagna”, por ejemplo. La sugerencia es perseguir el sueño de hablar inglés y de ser bilingües con el deseo de lograrlo, con un plan de trabajo, con unas metas establecidas y olvidándose por completo de alcanzar el mito de la “pronunciación perfecta”, la misma que está en vía de extinción una vez que este idioma se habla en más de cien países, y que al mismo tiempo, el número de angloparlantes extranjeros es superior al de todos los nativos del mundo.

 

¿Qué hacer?

 

Poner lógica al proceso, recordar que nunca dejamos de ser aprendices, inyectar constancia, aplicar escucha activa en vez de pasiva y realizar cada paso con consciencia, son quizá las cinco claves del éxito para aprender inglés y para alcanzar cualquier meta que nos propongamos.

 

Referencias:

https://www.thoughtco.com/pronunciation-silent-letters-1212086

AboutHernán Tena Cortés
BA. MA. | Docente de Inglés, autor de Entre Columnas, miembro de la Asoc. de Prof. en Pedagogía Social de UK y de la Asociación de Traductores de Irlanda. Aspirante a título de Doctor en Pensamiento Complejo.
In Socials:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *